Cómo Aprender a andar en una Strider®

Una Strider® No-Pedal Balance Bike es perfecta para enseñarle a tus hijos a andar sobre dos ruedas, enseñarles balance y a desarrollar las habilidades necesarias para montar una Bicicleta.

 

Cuál es la clave?

Que tienen en común los ciclistas, motociclistas o todo rider? Todos ellos comparten la habilidad de mantener el equilibrio sobre dos ruedas. En el caso de las bicicletas Strider® Balance Bikes, los pequeños se impulsan naturalmente corriendo o caminando mientras aprenden valiosas habilidades y destrezas! La simpleza de una Bicicleta de Balance sin Pedales Strider® les permite concentrarse en el balance, la inclinación en las curvas y la dirección mientras se impulsan con sus pies.

Si tu hijo ya camina, con una Strider® podrá atravesar barro, pasto y pavimento con gran facilidad. Diseño para ser firme, estable y segura. Con una Strider® tus hijos desarrollarán habilidades motoras esenciales a temprana edad.

Estudios demuestran que desarrollar el balance y la coordinación con ejercicios, estimula el crecimiento y desarrollo de un niño durante los importantes años formativos de la primera infancia.

 

Las ventajas de comenzar con una Strider®.

  1. La Bicicleta Strider® es ultraliviana y fácil de controlar.
  2. 2 años de Garantía y certificación CPSC y CE.
  3. Strider® 12´ es libre de cables o engranajes que puedan dañar a un niño.
  4. Promueve una transición rápida y natural a una bicicleta con pedales.
  5. El asiento y el manubrio son ajustables para niños de 1 ½ a 5 años.
  6. Horquilla y marco de acero con apoya pies integrados.
  7. Ruedas de polímero resistentes, ultralivianas.
  8. Rodamientos sellados de larga duración.
  9. Bicicleta de diseño patentado, de ajuste rápido sin herramientas.
  10. Pesa menos de 3 kilos.
  11. Todo tipo de accesorios y repuestosr disponibles en Chile.

 

¿Ya tienes una Strider Bike? Registra tu Strider y Descarga la Guía Original en Inglés Learn To Ride

¡Strider® ha cambiado la forma en que los niños aprenden a andar en bicicleta!

Este cambio se da al identificar una serie de pasos que llevarán a desarrollar el balance y la confianza en los niños. Una vez que los niños desarrollen el balance comenzarán a explorar el mundo sobre dos ruedas, generando un lazo importante con su bicicleta. En estas guías encontrarás los fundamentos , paso a paso, para ayudarles en este recorrido junto a su Stider Balance Bike.

Strider quiere que todos los niños tengan éxito, se diviertan y exploren el mundo sobre dos ruedas. Para guiar a los padres en cómo ayudar a sus hijos a dominar su bicicleta la Guia Strider Learn to Ride y Pedal Guide están disponibles si tienes tu bicicleta de balance registrada en Striderbikes.cl.

 

 

Sus primeros pasos en una Strider Bikes!!

 

1.- ¡Ajusta la bicicleta apropiadamente al chico! La altura del asiento es el ajuste más importante, seguido de la altura del volante. Ajusta la altura del asiento de tal manera que los pies del pequeño apoyen la planta completa en el suelo y ambas rodillas se flecten levemente al sentarse. Un buen comienzo es 3 cm. por debajo de la entrepierna. Ajusta la altura del manubrio a la mitad del pecho. Si el asiento se encuentra en su posición más baja, ajusta también el manubrio a su posición más baja. Los niños crecen rápido. Debes estar seguro de ajustar la bicicleta una vez cada dos meses.

 ¡Afírmalo a él – NO a la bicicleta! Nosotros instintivamente intentamos ayudar a nuestros hijos agarrando la bicicleta para mantenerla derecha; no lo hagas. Debe tener la posibilidad de sentir la bicicleta inclinarse hacia los costados. Si un adulto afirma la bicicleta cuando se va para uno de los costados, no aprenderá a enderezarla solo. Si necesita mayor confianza, te sugerimos caminar junto a él y tomarlo desde atrás de su camiseta de manera que se sientan más seguros.

Deja que el niño maneje los tiempos. Algunos niños se montan sobre la bicicleta y no los para nadie, otros son más cautos; Algunos puede que ni siquiera se sienten en el sillín al comienzo. Esto está bien! Su seguridad está en sus pies en este momento, y queremos que sientan confianza. Una vez que se sientan cómodos caminando con la bicicleta entre las piernas y manejando el manubrio, comenzarán a confiar en el asiento. Algunos niños llegan a este punto en minutos, otros pueden tomar semanas pero todos llegarán a esta etapa. El chico logrará desplazarse dando zancadas cada vez más largas y cuando logra hacer la transición de confiar 100% en sus pies, hasta confiar también 100% en el asiento (levantará los pies del suelo y comenzará a balancearse). Déjalos hacer esta transición a su propio tiempo…..comenzarán a deslizarse y apoyar sus pies sobre los reposapiés antes que te des cuenta!

Se una Fan, No un Entrenador. Los niños subirán la pierna sobre el marco de la Strider de manera instintiva y querrán avanzar. Aliéntalos a hacer esto y felicítalos por todo el tiempo que pasen sobre su Strider.

 

 

 

Transición a una bici con pedales

No te apures porque comiencen a pedalear y nunca, pero nunca utilices rueditas de entrenamientos! Dar zancadas y balancearse con la Strider® es divertido! Incluso si se ve que los chicos están andando a la perfección, pasarse muy rápido a una bicicleta de pedales puede arruinar el progreso. El peso de una bicicleta de balance es significativamente mayor (a veces dos o tres veces el peso de una Strider®). Manejar ese peso adicional puede ser difícil para un niño. Déjalos practicar y perfeccionar su balance y habilidades con la bicicleta. Ayúdalo a desarrollar esas habilidades desafiándolo a realizar nuevos trucos integrando los reposa pies.

Debes estar confiado que el tiempo invertido en una bicicleta de balance será muy beneficioso para la transición a una bicicleta con pedales cuando llegue el momento con las habilidades mejoradas lo que lo hará un rider más seguro.

Sin embargo, si sientes que tu chico está listo, te recomendamos busques un marco bastante básico y con la menor cantidad de adornos. Sólo sumarán peso a tu bicicleta y no son necesarios para un chico de esa edad. También les recomendamos que las bicicletas tengan freno de mano. No le compres a tu hijo una bicicleta más grande que su talla para que le dure más tiempo. Una bicicleta más grande no funciona, es muy pesada lo que la hace más insegura y difícil de maniobrar. Con el asiento en la posición más baja tu hijo debe poder apoyar la planta del pie en el suelo.

Cómo puede un padre saber que su hijo está listo para la transición a una bici con pedales?

Es bueno recordar que pasar a una bicicleta con pedal limitará muchos los lugares donde podrá llevarla, es mucho más difícil andar en una bici con pedales sobre el pasto, tierra u obstáculos que lo que es sobre una Strider®.

Ten en mente lo importante que son las aventuras para los más pequeños. La simpleza y lo liviano de una STRIDER permiten un factor de diversión diferente a una bicicleta de pedales tradicional. (Incluso después de aprender a pedalear, mantén la bicicleta de balance a mano para que siga desarrollando sus habilidades de balance).

Algunos signos que te dirán que tu hijo está listo para hacer la transición a los pedales

  • Puede impulsar la bicicleta a través de largas zancadas.
  • Puede maniobrar en una pendiente.
  • Puede efectivamente maniobrar a través de obstáculos o un sendero.
  • Quiere Hacerlo. Nada arruina más la diversión que te impongan algo.

Cuando sea tiempo de hacer la transición....

  • Elige la bicicleta más liviana que se adapte a tu hijo.
  • ¡NUNCA USES RUEDAS DE ENTRENAMIENTO! Estas dan una falsa ideal del balance, las rueditas solo los harán retroceder.
  • Intenta quitar los pedales de la bicicleta al comienzo, dale tiempo para que se acostumbre al diferente peso, tamaño y maniobrabilidad. Ajusta la bicicleta como si fuese una Strider con ambos pies tocando con la planta el suelo.
  • La transición toma tiempo y cada niño es diferente. Algunos niños pueden tomar 1 día, otros 1 semana o un mes. Disfruta la experiencia y no lo apresures.
  • Cuando veas que se maneja con su nueva bici, ponle los pedales y no pares de alentarlo.
  • Al principio vas a tener que darle un empujoncito y explicarle como aprovechar bien la fuerza en el pedaleo. Probablemente tendrás que dar tú el primer pedaleo.
  • Afirma al niño, no la bicicleta. Muchas veces una simple mano en la espalda es suficiente.
  • La mayoría de los niños que pasan a una bicicleta de pedales desde una bicicleta de balance sin pedales no necesitarán mayor ayuda.